Tips To Love and Respect Your Body (Tips para amar tu cuerpo).


Do you love and respect your body as you wish your will kid do?


Loving ourselves (and body) above others is easier said than done. As moms, we often put everyone before us and our body goes through so much changes that it is hard to accept the changes.


False expectations about a perfect body leads to lack of acceptance. These beliefs are passed on to our kids, even unconsciously. If you are looking to improve the relationship you have with your body and to have a healthy relationship with food and exercise, look within. Self acceptance starts with you.


René Brown has a quote that says “ be ​​the adult that you want your child to grow up to be”. Therefore you should start with you if you wish that for your kids. If you aspire for a kid that listens to her body, start listening to yours. If you want your kid to grow up free of dieting, stop dieting yourself, if you want a kid who will love, appreciate and respect his/her body, do the same with yours.


I invite you to work this month on some healing and acceptance and role model for your kids.


Here are some tips:


  1. Acceptance is internal, if we seek acceptance somewhere else you will betray yourself. Look out for:

TV, magazines and social media:

Be mindful about what you see and read.

Follow accounts that bring value, not that feel you feel bad about yourself.

Remember that reality in social media and tv is not accurate.

Culture:

Many of the norms, beliefs and biases about our body have been imposed by our culture. Try to find your own values and worth and remember that trends are external and come and go.

Do not compare yourself to others nor pay attention to much of what people might think of your body.

Your happiness health and body are one size fits none. Don't try to fit in betraying yourself.


2. Say no to perfectionism.

Recognize and accept your imperfections, be realistic but gently and not judging.

Say no to perfectionism. Perfectionism can be towards your body, eating habits, workouts and how you look. Perfectionism might lead to failure with unattainable standards and might lead to low self esteem. Be constant but flexible and loving towards yourself.

To improve your relationship with food and your boy focus on the process more than in the results. It’s a journey!


3. Be grateful.

Once your recognize and accept your imperfections don’t forget to thank your body:

Recognizing is not judging, it is just being objective and neutral.

Thanks every day for things your body does for you: from breathing, feeling, dancing, moving, conceiving and giving birth.

Be thankful by taking care of it, but gently and always looking within.


4. Remember your bio individuality to take care of you, you're unique

Set aside the “should s” and look at what works for YOU.

Know yourself. Listen to your body and be mindful.

Nourish and move your body in a way it makes you feel good. Set aside trendy diets or workouts that don’t go with you.

When we focus too much on the “shoulds” we forget to think about ourselves. “I should be a size 2”, “ I should eat paleo”, “I should do crossfit”,” I should like my friends”. Again stop seeking for external acceptance and look within.


5. Be aware of bias and break with systems of beliefs that do you no good. I invite you to reflect on these questions and if they don’t work for you change them . Stop passing beliefs and biases to your kids, break the cycle.

  1. What type of parenting did I grow up with?

  2. Was food used as a reward or punishment when growing up?

  3. Were you forced to eat or clear your plate? Was food scarce growing up?

  4. Were you forced to diet or lose weight?

  5. Did you often heard comments about your body?

  6. Were your parents chronic dieters or compulsive eaters?

  7. Did your parents focus more on the results rather than on the process and effort?

  8. Did your parents teach you to love your body by loving theirs?


I hope these tips help you and you can put them into practice. Role modeling will be the best way to help your kids grow loving and respecting their body.




____________________________________________________________________________________________





Ama y tu cuerpo como quisieras que tus hij@s lo hagan.


Suena trillado decir que a la persona que uno más se debe querer es a uno mismo, lo sabemos pero es difícil ponerlo en práctica. Siendo mamá a veces es difícil porque cuidamos a tantos y nuestro cuerpo pasa por tantos cambios que es difícil darnos prioridad y aceptar el cambio de los años.


Gran parte de la falta de aceptación a nuestros cuerpos se debe a tener expectativas de qué es un cuerpo perfecto. Este pensamiento y actitud se lo transmitimos quizás inconscientemente a nuestros hijos. Buscar el amor y aceptación en nuestro cuerpo y tener una relación sana con la comida es un proceso interno. Empieza contigo: la aceptación no se encuentra en otros sino en nosotros mismos.


Brene Brown tiene una frase que dice “nos debemos de convertir en el adulto que aspiramos que nuestros hijos sean al crecer”. Si queremos un niñ@ segur@ de sí mism@, que ame y escuche a su cuerpo y diga no a las dietas, tenemos que hacer lo mismo.


Te invito a que este mes comiences tu trabajo de sanación y aceptación y lleves a tus hijos por el mismo camino.


Aquí te dejo unos tips que ayudan a la aceptación y amor a nuestros cuerpo:


  1. Buscar la aceptación en algo externo es traicionarte a tí misma. A cosas externas me refiero cosas como estas:

Medios de comunicación.

Sé consciente de lo que lees o ves.

Busca cuentas que te traigan valor, no que te hagan sentir mal.

Recuerda que las redes sociales o las revistas no es la realidad

Cultura

Muchas de las normas o estándares de nuestro cuerpo están impuestas. Busca tu la tuya, recuerda que es un proceso interno. El cuerpo ideal cambia a través del tiempo, todo es cultural, modas y tendencias.

Otras personas

De nuevo lo que más importa es lo que pienses de ti, no te compares con los demás ni lo que piensen de ti.

Piensa que la felicidad, cuerpo y salud no tienen medida estándar, todos somos únicos.


2. Di no al perfeccionismo y reconoce tus imperfecciones.

Para aceptar hay que reconocer. Con esto me refiero a ser realista pero sin ir al extremo de juzgarnos de más.

Di no al perfeccionismo. Este va desde el cuerpo perfecto, cómo comer perfecto o cómo hacer ejercicio de la mejor forma.

El perfeccionismo puede causar más frustración al no ser realista, y puede de hecho ir en contra de ti mismo y causar baja autoestima.

Se constante, flexible y amorosa contigo misma.

Acepta el cambio. El cuerpo humano va cambiando desde que nacemos y su forma va de acuerdo a diferentes etapas de la vida.

Para mejorar tu relación con la comida y tu cuerpo, enfócate en el proceso y no en los resultados. Comer sano, ser una persona sana o amar y respetar tu cuerpo no es un objetivo, es un proceso, largo tendido, con subidas y bajadas.


3. Agradece

Ya que reconoces tu cuerpo con todo y sus “imperfecciones” agradece por él todos los días.

En lugar de siempre pensar o hacer comentarios negativos de él, enfócate en lo que te gusta de tu cuerpo, en qué te ha ayudado. Recuerda que lo que te digas o pienses se vuelve tu realidad.

Esto es súper importante sobre todo si lo dices en voz alta, ya que los niños absorben todo y aprenden de tí.

Agradece todos los días por lo que hace tu cuerpo por ti. Esto va desde respirar, poder bailar, concebir y dar luz a vida, sentir y mucho más.

Agradecer es cuidarlo, pero cuidalo de una forma que te funcione a tí que venga por dentro.


4. Cuidalo por medio de tu bio individualidad.

Deja el “debe ser” a un lado y busca lo que te sirva A TI.

Para esto conocerlo es importante. Come consciente, escucha a tu cuerpo.

Alimentalo como mejor te sientas.


5. Deja tendencias de dietas a un lado, busca lo que mejor sea para tí. Debes sentir placer al comer, sentirse satisfecha al mismo tiempo que lo cuidas y respetas.


Cuando nos atamos a un debe ser, olvidamos que esto quizás no es lo mejor para nosotros. Debe ser talla 2, deber comer Paleo, deber ir al crossfit son cosas externas, busca en tu interior lo que funcione para tí y solo te causan daño. Reflexiona:

  1. ¿Qué tipo de crianza usaron tus padres?

  2. ¿Usaban la comida como premio o castigo?

  3. ¿Te obligaban a comer, o escaseaba la comida?

  4. ¿Te pusieron a dieta?

  5. ¿Hacían comentarios sobre tu cuerpo?

  6. ¿Eran o son dietistas crónicos?

  7. ¿Se fijaban más en los resultados que en el proceso o esfuerzo?

  8. ¿Amaban su cuerpo?

Todo esto afecta como pensamos hoy y afectará a nuestros hijos es por eso que hay que cuestionar nuestras creencias y tratar de cambiarlas, para nosotros y nuestros hijos. Te invito a que te contestes estas preguntas y veas cómo puede impactar tu vida.


Espero que estos tips te sirvan y los puedas poner en práctica, y así tus hijos aprendan también de ti y así rompamos un poco con los paradigmas y crianza con los que hemos vivido en relación al amor propio y a la comida.